Inicio de sesión
Comunicación

Valoración de los Presupuestos Generales del Estado 2019: Dotación para I+D+i

  • A pesar de que las dotaciones presupuestarias para I+D+i aumentan un 5% respecto del año anterior, el gasto en porcentaje del PIB sigue siendo un 35% inferior al de hace una década y hace necesario un mayor esfuerzo.

Madrid, 17 de enero de 2019. El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 establece una previsión de gasto total en Investigación y Desarrollo de 7.413 millones de euros, lo que supone un incremento del 5% respecto a lo asignado en 2018. Aun así, esta cifra es un 23% inferior a la del año 2019 y el esfuerzo que realiza España en I+D+i (gasto en porcentaje del PIB) es un 35% inferior al de hace diez años. Las cuentas mantienen, por tanto, la tendencia iniciada en el año 2012 (ver gráfico).

                             pge becas idi.png

La innovación es el motor de la competitividad de los países desarrollados y, en gran parte, se genera a partir de los resultados de I+D+i. Conscientes de ello, los países más competitivos han dirigido su estrategia hacia el crecimiento sostenido del esfuerzo del gasto público y privado en I+D+i. Desde el año 2010, en plena crisis económica, España se ha separado de ese comportamiento general. De hecho, la curva de evolución del gasto en I+D+i ha cambiado a negativa, situándonos a la cola de los países desarrollados en el año 2016. Mientras tanto, nuestros principales competidores han seguido priorizando la inversión en I+D+i, incluso en momentos de recesión, y su esfuerzo es el doble al realizado por nuestro país.

A la vista de estos datos, los Presupuestos Generales del Estado para 2019 no contribuyen a paliar, ni siquiera de forma incipiente, el déficit de esfuerzo que España realiza en I+D+i respecto al de sus principales competidores, tanto en el ámbito de la UE como de la OCDE.

Al igual que en los presupuestos de los años anteriores, la relación subvenciones/préstamos se mantiene en un 40/60 por ciento: los activos financieros siguen representando el 58,7% de las dotaciones presupuestarias a la I+D+i. Las subvenciones para investigación civil alcanzan los 2.845 millones de euros (han aumentado un 8%) mientras que los préstamos y anticipos suponen 3.884 millones de euros (se han incrementado un 4%). España sigue apostando por préstamos, una modalidad de financiación que, salvo en casos muy específicos, carece de sentido para los Organismos Públicos de Investigación. No se está llevando a cabo, por tanto, el necesario cambio estructural de la política presupuestaria en I+D+i.

El descenso continuado del grado de ejecución presupuestaria en I+D+i desde el año 2010 constituye un factor determinante. Al menor esfuerzo presupuestario realizado entre los años 2012 y 2019, se ha añadido una reducción sistemática del grado de ejecución presupuestaria: en el último año liquidado (2017), dicha ejecución cayó hasta el 30%. Esto supuso que, de los 4.635 millones de euros presupuestados.